domingo, 25 de septiembre de 2016

Como protegerte del cáncer de ovario

El cáncer de ovario es el sexto tumor maligno que más afecta a la mujer y supone el4% del total. Los estudios han descubierto factores específicos que influyen en la probabilidad de padecerlo. La mayoría de las mujeres tienen uno o más de estos factores de riesgo pero no hay que alarmarse ya que eso no significa que se va a padecer la enfermedad. En realidad, estos solo aumentan ligeramente las probabilidades de que ocurra. Sin embargo, conocerlos puede animarte a adoptar hábitos de vida saludables. Además, todo tiene su parte positiva ya que también se ha comprobado que hay otros detalles que te protegen frente a este cáncer. 

¿Tu dieta es equilibrada y consigues mantener el peso? 

A pesar de que no se sabe exactamente qué impacto tiene la alimentación en el riesgo de cáncer de ovario, sí se ha demostrado que esta influye en su desarrollo. Además, seguir estas recomendaciones puede ayudar a prevenir otras enfermedades, incluyendo algunos otros tipos de cáncer.

Los vegetales son tus aliados. 

Algunos estudios han mostrado una tasa reducida de cáncer de ovario en mujeres que consumen muchos vegetales. La Sociedad Americana Contra el Cáncer recomienda comer una variedad de alimentos saludables, enfatizando en aquellos de fuente vegetal. Toma al menos cinco porciones de frutas, verduras y hortalizas al día, así como varias porciones de alimentos integrales de origen vegetal tales como pan, cereales, arroz, pasta o legumbres.

Cuidar tu línea te protege. 

Un estudio de mujeres que siguieron una alimentación baja en grasa durante al menos 4 años mostró un menor riesgo de cáncer de ovario. Además, otras investigaciones han analizado la relación entre la obesidad y el cáncer de ovario. En general, parece que las mujeres obesas (aquellas con un índice de masa corporal de al menos 30) tienen un mayor riesgo y, según un estudio de la Sociedad Americana Contra el Cáncer, en las mujeres de mucho peso el cáncer de ovario suele ser más agresivo.

viernes, 23 de septiembre de 2016

Qué hacer si un mioma crece mucho

Los miomas no suelen volverse cancerígenos pero si crecen demasiado o provocan molestias, el ginecólogo puede decidir realizar una intervención.

¿Cómo se trata? 

Si los antiinflamatorios o la alimentación no consiguen reducir las molestias que provoca el mioma se puede llegar a extirpar quirúrgicamente el mioma (miomectomía) o el útero(histerectomía). La laparoscopia y la histeroscopia son las técnicas más modernas, que permiten eliminarlos realizando una menor incisión. La elección de una u otra técnica la valora siempre el médico en función de cada caso en particular.

¿Hay otra opción? 

Existe un nuevo método (útil para miomas de 3 a 12 centímetros), los llamados ultrasonidos de alta energía-HIFU. Estos ultrasonidos actúan justo en el punto preciso donde se encuentra la lesión a tratar, es decir, donde está el mioma. Lo destruyen de forma casi instantánea mediante un aumento controlado de su temperatura. Así, el mioma “muere” sin recurrir a la cirugía y sin alterar tampoco los tejidos que lo rodean.